mayo 04, 2009

NO ENTIENDO


Alguien que por favor me explique como una persona puede disfrutar del colegio. OK, tengo 17 años (si, diecisiete), y este es mi ultimo año; pero no logro comprender como una persona se regocija ataviándose en un uniforme (particularmente feo), sentándose entre una veintena de personas, esperar a que llegue la profesora (quien comúnmente es una cuarentona, con la cara pintada al estilo puerta, con combinaciones de ropa de colores inusitados, quien también entra en la jerga adolescente para intentar ser mas “canchera”) y se digne a tomar lista, pronunciando mal el 78,5% de los apellidos (es RoberTS, profesora, no RobeR), luego comienza su monólogo se temas completamente poco atrayentes, e inservibles; para luego mandar una lista de consignas que HAY QUE hacer, pero claro!, si no las haces, tenes un 1 (uno)
Esto se remonta a la peculiarmente desagradable costumbre de la naturaleza humana (perdón Madre Natura) a etiquetar innecesariamente todo lo que nos rodea, es tan simple y estúpido como esto:
¿No haces la tarea? SOS un uno, VALES un uno, sos de las peores lacras chupasangre que puede existir, no significas una amenaza académica para nadie.

¿Tarea incompleta?, SOS un 5, VALES un 5 (o 6, o 7 dependiendo de la profesora). Te esforzaste, pero dejaste muchas cosas por hacer, típica persona que se agobia con el trabajo pesado y lo deja. ¿En realidad crees que podes competir con un 10? OLVIDATE.

¿Tarea perfecta? SOS un 10, VALES un 10. Sos la/el mejor alumno/a del colegio, sinceramente nadie puede pararte, resultas ser trabajador/a y nunca te rendís, OJALÁ LOS DEMÁS SEAN COMO VOS.

Y admitámoslo, todos queremos ser los mejores en algo, aunque sea en algún concurso de Bellezas de pies, o en quien se tira el pedo con más olor, lo cual nos lleva al nivel de competencia constante, todos queremos ser 10, y por suerte, muchos abandonamos al primer intento.
Aún así, no logro comprender como una persona puede sentarse exclusivamente a hacer la tarea, me parece una vulgar pérdida de tiempo, es más, puedo enumerar 5 cosas más importantes e interesantes para hacer:

• Leer las infaltables inscripciones en los bancos, y hasta con un poco de ganas, se pueden agregar mas.
• Encontrarle formas a las fascinantes manchas del techo (mi favorito)
• Jugar al tatetí y/o derivados con el compañero de banco
• Si te despertaste un poco mala onda, podes molestar a los que si hacen la tarea (no recomendado)
• Hamacarte en la silla (con precaución)


Y así puedo seguir, pero me gustaría detenerme en una de mis personales maneras de gastar el valiosísimo tiempo perdido en el colegio: Preguntar ¿Qué hora es?
Discúlpenme, se que seré demasiado pesada, pero me pone completamente esquizofrénica como un perro que le pica un lugar que no puede rascarse, me desespera, me pongo psicópata, no puedo estar ahí adentro sin saber la hora, y esta situación viene de la mano de reacciones violentas.
Ponete en mi lugar: Completamente cansada, de mal humor, vestida con un uniforme de cuarta, intentando pensar en mis cosas mientras tengo tanta gente alrededor hablando, por no mencionar a la profesora con la mirada fija en mi, NECESITO saber cuanto tiempo me queda en esta cárcel, entonces pregunto. Supongamos “son las 15:45”, entonces empiezo a hacer cosas para que el tiempo se queme mas rápidamente. En el lapso en el que calculo será media hora (como mínimo), juego al tatetí, escribo la mesa, dibujo algo en alguna hoja, hablo con mi compañera de banco, me acuesto momentáneamente, miro a todos mis compañeros, y finalmente me doy vuelta para el momento que espero con tanta alegría (decime que falta por lo menos 10 minutos para irnos” “Carla, me preguntaste hace cinco minutos, son las 15:50”
Y así son mis 5 días en el colegio, una completa película a lo Psicosis. Y vale aclarar que este es el año numero 13 de escolaridad, y me sorprendo a mi misma dándome cuenta que todavía no le dije a mi compañera “Disculpame, ¿podrías asestarme una muy educativa y completamente culta puñalada con la punta de tu compás?”.

1 comentario:

Maga dijo...

Nada peor que las horas interminables. Encima mirás el reloj, preguntás la hora, y NADA, la hija de puta no se mueve! Parece a propósito.
Igual, cuando empieces la facultad vas a rogar volver al colegio :P
No, mentira, tanto no. Te hacen mierda, sí. Pero es más entretenido. Y es más un lohagoloque quiero, que un "lo hacés o te recortamos la garganta con una tijerita para uñas".